ENFOQUE DEL TRABAJO INFANTIL PELIGROSO

El Proyecto Semilla considera trabajo infantil peligroso en zonas rurales a aquellas actividades que se realizan en exceso de horas, representan riesgos para la salud del niño y que afectan las horas que deberían destinarse al aprendizaje en la escuela y el juego, así como el uso de sustancias químicas, tóxicas o contaminantes. Entre las actividades reconocidas por Semilla como peligrosas en el campo están el uso de maquinarias pesadas, la manipulación de herramientas cortopunzantes, el transporte de cargas pesadas y los trabajos nocturnos.

 

ENFOQUE DE COMUNICACIÓN PARA EL DESARROLLO

Desde hace muchos años la comunicación se reconoce como un componente necesario en los esfuerzos encaminados a lograr el desarrollo y mejorar la calidad de vida de la gente. Mediante la comunicación construiremos una trama de sentidos que involucra a todos los actores, sujetos individuales y colectivos, en un proceso de construcción también colectivo que genere claves de lecturas comunes, sentidos que configuren modos de entender y de entenderse, modos interpretativos en el marco de una sociedad y de una cultura.

 

ENFOQUE DE DERECHOS

El Enfoque de derechos reivindica el papel del Estado para garantizar el desarrollo humano y contempla el impulso de políticas institucionales que busquen que personas se apropien de sus derechos y participen de manera activa en su desarrollo social y controlen las acciones públicas en esa materia. El principio fundamental de este enfoque es el reconocimiento de la ciudadanía a todas las personas. Todos los grupos de la sociedad tienen que jugar un rol para garantizar los derechos de los niños, niñas y adolescentes.

 

ENFOQUE DE INTERCULTURALIDAD

Bajo un enfoque de interculturalidad que no solo se refiere a “respetar” la diversidad, sino que la ve como una oportunidad de aprendizaje y variable indispensable para alcanzar una mayor calidad democrática, Semilla reconoce y valora las costumbres, creencias, saberes, lenguajes y símbolos interiorizados en torno al trabajo infantil en el sector rural (principalmente pertenecientes a las culturas quechua, ashánika y amuesha), para quienes la participación de los niños, niñas y adolescentes en actividades agrícolas se constituye como aprendizaje que los forma para el futuro, que se denomina “ayuda”. Por ello, Semilla trabaja desde una perspectiva intercultural, tanto en su discurso, como en las metodologías y materiales que desarrolla.

 

ENFOQUE DE GENERO

Semilla incorpora el enfoque de género, de manera que permita considerar las diferentes interrelaciones que existen entre hombres y las mujeres rurales, los distintos papeles que socialmente se les asignan, así como las distintas construcciones de sentido que tienen sobre el trabajo infantil en zonas agrícolas y como éstas definen la práctica cotidiana.