Sobre la problemática en Perú

  • En el Perú, alrededor del 23,4%3  del total de los niños, niñas y adolescentes entre 6 y 17 años se encuentra trabajando.
  • La presencia de menores trabajadores es más alta en las zonas rurales,  58,7% (ENAHO 2011).
  • Las zonas donde se registra mayor trabajo infantil son Huancavelica, Puno, Huánuco y Amazonas. Ica y Lima no superan el 10%.
  • En Huancavelica, la zona con más trabajo infantil en Perú, el 79% de niños, niñas y adolescentes trabaja y desarrolla labores relacionadas a la agricultura, al pastoreo y diversos trabajos domésticos sin ninguna remuneración
  • Se han emprendido varias iniciativas desde el estado y desde las organizaciones no gubernamentales, fundamentalmente dirigidas a erradicar las peores formas de trabajo infantil. Sin embargo, previo al inicio del Proyecto Semilla (2012), no se había realizado programas para atender a los niños, niñas y adolescentes que trabajan en las zonas rurales.

Pobreza y trabajo infantil

  • Si bien la pobreza puede ser considerada una causa del trabajo infantil, no es la única.
  • Niños que trabajan sacrifican su futuro, pues el tiempo que destinan a trabajar se lo quitan a la educación, a su salud, al juego, los cuales son derechos.
  • El trabajo infantil limita las posibilidades de empleo y mejor remuneración en el futuro. Lo anterior da espacio a un círculo de pobreza.
  • El trabajo dignifica y es un valor para los adultos. Para los niños del campo, puede ser un atentado contra sus derechos si es que no puede ser calificado como “trabajo formativo” por ser peligroso y excesivo en horas.